martes, 21 de enero de 2014

Solo observando desde la banca...

Bella hoja que te meces al compás del viento
Es fascinante observar  tu suave movimiento
Es como si el te diera nueva vida por momentos
Tanta que al moverte se escucha un murmullo lento
Eres esa pequeña parte verde del árbol
Que piensas que por ser tan pequeña desapercibida pasa tu existencia
Pero he visto que solo tú te meces diferente
Con mucha energía y hasta cierto grado de alegría
Te has hecho cómplice del viento
Con tu baile le has conquistado y cada tarde el viento viene a provocarte, porque esa es su forma de admirarte
Pero a la rama del árbol por ahora perteneces
Sueñas con ir más lejos en compañía de tu amigo el viento
Temes un día entusiasmarte y del árbol desprenderte
Has olvidado una cosa, que tu tiempo junto al árbol no es permanente
Un día el viento decidido vendrá y soplara tan fuerte
que no importa cuanto quieras aferrarte,
y lista debes ponerte,
porque tu sentido de aventura terminará por poseerte
Entonces sabrás que hay más allá de la segura rama que conoces
Quizás no sea un futuro trágico como de seguro temes
Y por un breve tiempo tú y el viento alegres unan sus suertes
hasta que pierdas lo que te queda de tu hermoso verde.
Ese día pronto llegará
Y espero que en lugar de temor, alegría sientas
cuando por fin te desprendas de la vida para tener aun más vida
Una vida diferente a la que conoces y bailes junto a tu fiel amigo el viento en la mejor aventura que ya de seguro imaginas y anhelas
Y yo desde mi banquita en el parque espero ver ese momento, ya sea mientras el sol te alumbra en el día o quizás por la noche mientras el farol titilante testigo diario de bellas historias de vida con su suave luz  ilumina me acompañe.