martes, 21 de enero de 2014

Solo observando desde la banca...

Bella hoja que te meces al compás del viento
Es fascinante observar  tu suave movimiento
Es como si el te diera nueva vida por momentos
Tanta que al moverte se escucha un murmullo lento
Eres esa pequeña parte verde del árbol
Que piensas que por ser tan pequeña desapercibida pasa tu existencia
Pero he visto que solo tú te meces diferente
Con mucha energía y hasta cierto grado de alegría
Te has hecho cómplice del viento
Con tu baile le has conquistado y cada tarde el viento viene a provocarte, porque esa es su forma de admirarte
Pero a la rama del árbol por ahora perteneces
Sueñas con ir más lejos en compañía de tu amigo el viento
Temes un día entusiasmarte y del árbol desprenderte
Has olvidado una cosa, que tu tiempo junto al árbol no es permanente
Un día el viento decidido vendrá y soplara tan fuerte
que no importa cuanto quieras aferrarte,
y lista debes ponerte,
porque tu sentido de aventura terminará por poseerte
Entonces sabrás que hay más allá de la segura rama que conoces
Quizás no sea un futuro trágico como de seguro temes
Y por un breve tiempo tú y el viento alegres unan sus suertes
hasta que pierdas lo que te queda de tu hermoso verde.
Ese día pronto llegará
Y espero que en lugar de temor, alegría sientas
cuando por fin te desprendas de la vida para tener aun más vida
Una vida diferente a la que conoces y bailes junto a tu fiel amigo el viento en la mejor aventura que ya de seguro imaginas y anhelas
Y yo desde mi banquita en el parque espero ver ese momento, ya sea mientras el sol te alumbra en el día o quizás por la noche mientras el farol titilante testigo diario de bellas historias de vida con su suave luz  ilumina me acompañe.


viernes, 21 de septiembre de 2012

"A solas conmigo..."




Mientras conducía en la carretera por la orilla de una bella ensenada, decidí detener el auto y admirar ese bello paisaje, algo dentro de mí lo deseaba con vehemencia. No me fue difícil encontrar un lugar seguro para estacionar el auto, y me decidí a vivir esta maravillosa experiencia. El lugar se encontraba solitario y debía caminar solo un poco hacia abajo para llegar a la orilla y así poder observar el bello mar que frente a mí se encontraba, tuve cuidado de los primeros metros que estaban llenos de piedras algo resbaladizas, y ya que iba de bajada debía ser en
extremo equilibrada para no trastabillar.
Conforme avanzaba el suelo iba cambiando, ya no solo eran rocas y tierra, comenzaba a haber toda clase de plantas verdes que le daban al lugar un aspecto fresco y totalmente hermoso. Camine entre arbustos e hice una veredita hasta que llegué a la orilla. Me encontraba en lo alto y el majestuoso mar debajo y al frente de mí, se veía tan tranquilo y azul que no me alcazaba la vista para admirar el resto de la ensenada, tenía que girar la cabeza hacia ambos lados para poder observar el todo y entonces allí, frente a aquel paisaje, decidí descansar un poco y me senté con las piernas cruzadas y decidí hacer meditación, inspire profundamente y cerré los ojos unos breves instantes para escuchar aquella tranquilidad mientras inspiraba y exhalaba. Esto fue lo que escuche y sentí en el silencio:
Gaviota, viento tocando las plantas a mí alrededor, el dulce vaivén de las olas como un susurro, auto a lo lejos por la carretera, una abeja volando cerca de mí, el cálido sol tocando mi piel, las pequeñas piedras donde me senté y el viento con olor  y sabor a mar, la tranquilidad de saberme parte de tan maravillosa y
sencilla experiencia.
Abrí los ojos después de algunos minutos, aunque en el fondo realmente no quería, todo se sentía tan pacífico y armónico, pero al hacerlo fue como si fuese la primera vez que mi ojos pudieran ver los colores, recuerdo que eran tan brillantes que ya no estaba tan segura de que todo aquello fuera real. No quería que nada alterará aquella escena, ese bello regalo de Dios y de pronto una inmensa carga de energía se apoderó de mi haciéndome sonreír y la alegría de saberme viva medesbordó y me sentí afortunada de tener ese momento para mi espíritu, para mi alma, para mi corazón. Di gracias a Dios por permitirme la experiencia y me despedí apropiadamente, caminé hacia mi auto y continué con mi viaje hacia una nueva experiencia.


miércoles, 19 de septiembre de 2012

"El hombre misterioso..."



El día transcurre totalmente ordinario, no hay ninguna novedad, sigo aquí dando información en este módulo de atención al público, regalando sonrisas a los extraños, quizás me recuerden, quizás no, tal vez vuelvan, tal vez no, todo continua sin detenerse, hasta que un leve escalofrío recorre mi cuerpo sacándome de la monotonía sin fin, un hombre alto y bien vestido se acerca, me obsequia una dulce y larga sonrisa a la vez que me pide información sobre una oficina, y no puedo evitar sentirme algo extraña, pero no es porque él sea muy atractivo o algo así, siento algo sobre  su presencia que me inquieta, una voz interior me dice, él es diferente, porque? No lo sé, solo lo siento. Él me observa disimuladamente mientras le doy la información que me solicitó y me da las gracias y se marcha. Así comienza una cadena de visitas, unas veces para preguntar algo, u otras ocasiones solo me saluda con una sonrisa a lo lejos, lo sé porque cada vez que pasa ese escalofrío vuelve cuando pasa frente a mí. Necesito sabe porque esta sensación cada vez que se acerca.

Hoy es otro día ordinario cuando de pronto la sensación vuelve y no puedo evitar sentir algo de tensión, le busco rápidamente entre la multitud de personas que se encuentran a mi alrededor, pero no hace falta porque ya esta frente a mi y me pregunta la hora amablemente, veo el relój y son las 3:11 p.m. me da las gracias y se despide agitando su mano mostrándome la palma, nerviosa veo que la palma de su mano es lisa, no tiene ninguna línea, me mira directamente a los ojos y se retira lentamente, se ha dado cuenta que vi su mano. Mientras él se marcha, pienso dentro de mí que tener la mano así no es normal, ¿quién es ese hombre? ¿O qué es? Preguntas que no me atrevería a formularle, pero por hoy fue suficiente.

De nuestro, otro día ordinario transcurre y espero ansiosa a que se vuelva extraordinario si lo veo otra vez, pero algo de mi teme saber más sobre él, pero hoy no siento nada, quizás mañana si venga o quizás no, pero quiero ver sus manos una vez más.
 
 

domingo, 15 de abril de 2012

Gracias...




Aunque quisiera, no podría nunca alejarme de ti
Eres todo en mi vida ahora
Desde que me levanto en las mañanas hasta que me acuesto a dormir por las noches
Estas en todas partes, recordándome que existes
Cada respiración, cada movimiento, cada palabra que pronuncio, allí estas.
No podría olvidarte aunque quisiera
Porque de Ti he aprendido todo lo que sé
Y me sigues enseñando
Y siempre que tomo una decisión, eres Tú quien me guía
Todo lo bueno y lo malo que me pasa
Sucede porque tú lo permites para que yo aprenda, para que cumpla mi destino.
Siempre me guías por el camino correcto, aunque reconozco que yo misma me esfuerzo a veces para ir por el camino opuesto.
Cometo errores como cualquier ser humano, pero tú siempre me cuidas, me reprendes con el amor que solo  Tú puedes dar, ese amor que es incondicional.
Algunas veces sufro al no entender porque no me das lo que yo deseo, pero te agradezco que así sea porque de esa forma aprecio mejor lo que tengo, y sé que lo haces por mi bien.
Me has bendecido con una gran mamá y una bella familia y aunque no siempre los valoro como merecen, tú te encargas de recordarme lo que realmente importa.
En mis momentos de alegría, de tristeza, en mis momentos de dudas o de temor, siempre estás allí dándome valor y tu protección.
Y te escribo esto con mucha emoción, porque justamente hoy, me diste las palabras que necesitaba escuchar este triste corazón, sabías exactamente que palabras decir, tan llenas de sabiduría y amor, me ayudaste a aceptarme tal como soy, y me mostraste lo valiosa que para ti yo soy.
No me dejes alejarme nunca de ti, no me dejes cometer ese gran error y trataré mi buen Señor cada día de mi vida ser mejor, pero no lo lograré sin tu perdón y comprensión.

 “Gracias Dios Padre por tu gran amor”.

jueves, 26 de enero de 2012

"Favor De No Tirar Basura"




Salí algo tarde de casa por la mañana, con apenas 15 minutos para llegar a tiempo a mi trabajo, cuando normalmente son 25 minutos de trayecto, eso significaba que debía apresurarme en todo, usualmente cuando me pasa esto procuro irme a buena velocidad, sin dejar de respetar las señales de tránsito, y por supuesto a los demás conductores y uno que otro transeúnte, pero esta mañana debía hacer una especie de tiempo record para llegar a la hora, y lo más importante que mi jefe no me regañara, pero a veces todo parece ponerse en tu contra, te topas con todos los semáforos en rojo,  conductores que justo este día decidieron que debían viajar a la velocidad de las tortugas, calles cerradas por reparaciones que te obligan a rodear por otro camino que hace más largo tu trayecto, en fin, toda una faena, pero no podía culpar a todo el mundo de mi situación, una que yo misma me había provocado por no salir a tiempo de casa, y en medio de toda aquella locura matutina, iba manejando como toda una psicótica sin apenas percatarme de el mundo que lentamente giraba a mi alrededor, de pronto decidí adelantarme a un vehículo por la derecha  cuando frente a mis ojos vi a un hombre aproximadamente de la tercera edad que caminaba cerca de la acera, sobre el asfalto donde transitaban los autos, como si fuera a cruzar la calle pero siempre cerca de la acera, por un minuto voltee a verlo, sostenía un letrero con sus manos cerca de su pecho, lo tuve frente a mi solo un breve instante y alcance a leer lo que el letrero decía: “Favor de no tirar basura, mantén limpia tu ciudad….” y algo más, pero dadas mis prisas no alcance a leer, pero creo que no hizo mucha falta. Seguí adelante manejando pero mantuve contacto visual por el retrovisor de mi auto hasta que perdí a este hombre de vista. Esta persona se había levantado temprano para hacer un llamado a la sociedad para mantener limpia la ciudad donde vivimos, nadie lo estaba obligando, se veía que él había elaborado con pintura este letrero, solo decidió salir a caminar por esa gran avenida dando un mensaje que espero mucha gente haya visto, me mostro que tal vez solo sea como un grano de arena su acción, pero ese hombre despertó para hacer una” pequeña diferencia” en el mundo, si tan solo todos pensáramos un poco más como este hombre, sería una “gran diferencia” para hacer nuestro mundo un mejor lugar donde vivir. Yo iba de prisa pero recibí el mensaje, estoy segura de que tal vez otras personas ni siquiera voltearon, pero yo si estoy de acuerdo con él y lo transmitiré a todas las personas que pueda, es algo que todos sabemos que debemos hacer, pero hay que ser honestos, muy pocos lo llevan a cabo, es muy triste ver aun personas que tiran botellas, papeles en la calle y todo tipo de cosas sin importarles su medio ambiente, dando un mal ejemplo a las nuevas generaciones. Me puse a pensar en que este pequeño gesto lo puede llevar a cabo cualquier persona que tenga una buena razón en su corazón, y mañana levantarse temprano para hacer una gran diferencia en el mundo. Imagina que mensajes se podrían escribir que toquen los corazones de las personas, y que cada persona hiciera esta labor un día, y mañana otra persona, y mañana otra, un mensaje de paz y amor diferente cada día. ¿No sería grandioso hacerlo? El mío hoy es: “Ama y respeta a tu prójimo, pero sobre todo llénate de la luz del Amor de Dios”





sábado, 31 de diciembre de 2011

"Un año más que termina y uno nuevo que va llegando..."

Despido a un año que ha sido, creo yo, el más importante de mi vida, uno sabe como comienza, pero jamás sabes como termina, lo inicias con planes, sueños, ideas, encuentro de sentimientos, a veces también sin ninguno de estos, pero aunque no quieras viene, se queda y comienza a dejar huellas en ti, así fue este año para mí, buenas desiciones, otras no tan buenas, alegrias, pero también de muchas tristezas, momentos memorables y otros que tal vez quisiera olvidar, pero a final de cuentas "mi vida", bien o mal, "mi vida". Sucedieron cosas que no esperaba que pasaran, pero fueron agradables, desperté de aquel letargo en el cual me había sumergido por un buen tiempo, en este año aprendi a sentir de manera de diferente, a sentir la vida a mi alrededor, a las personas, a los diferentes sentimientos de una forma mas personal, conquiste algunos viejos temores, y dejé salir a flote un poco más de mi, vi colores a mi alrededor, sentí la lluvia, escuche y sentí al viento, sentí amor, pero también sentí desilución. Este año me deja grandes experiencias que me ayudarán en el siguiente año a mejorar en muchos sentidos, y no olvidar que cada mañana cuando te levantas, aunque tengas una larga lista de actividades por realizar, en realidad nunca tienes la certeza de como el día terminará, y que nunca sabes a donde cada desición te puede llevar, un "si" o un "no" hacen la diferencia, para bien o para mal, lo quieras o no, de todas formas pasará, lo importante es como lo verás, ¿lo aceptarás y continuarás? ¿o solo lo ignorarás? Cualquier desición que tomes al imparable tiempo no detendrá, será solo un día más, un año más de tu vida que pasará... ahora que un año nuevo comienza ¿de que forma lo vivirás? Espero que de cualquier forma en que lo decidas vivir, al final te sientas satisfecho contigo mismo, pero sobre todo feliz, porque es tu "vida".





lunes, 31 de octubre de 2011

"Una en 1 millón..."


Suena como algo imposible, algo lejano, fuera de nuestro alcance y mucho más de allá de todos nuestros sueños, tener "Una oportunidad en un Millón" si es posible, para ti, para mí, para alguien en cualquier parte del mundo, todos creen, pero solo 1 la tendrá, solo 1 en un millón, y tú que número eres?

domingo, 16 de octubre de 2011

¿Solo un sueño...?






Al morir la luz del día me sumergí en el más profundo y extraño sueño, caminando por una enorme avenida de la gran ciudad, las personas vivían sin detenerse al verme pasar, música en algunos hogares, charlas interminables en otros, transcurriendo el tiempo que se había detenido sin que nadie se hubiese percatado de ello, ese tiempo que parecía interminable y que había llegado a su fin. La quietud del silencio invadió el espacio a mi alrededor y continué mi caminar, los animales actuaban extraño, los más tiernos actuaban salvajes, agrediendo y huyendo de todos a su alrededor, eso me dio algo de miedo, pero seguí adelante mientras un halo de luz tenue captó mi atención hacia el cielo, aparentemente nocturno, pero no negro, sino gris y opaco como si una suave capa de polvo lo tornará en ese tono, busque consuelo en la brillante luna, pero no la pude encontrar, fue entonces cuando observé pequeños destellos de luz, como explosiones en el cielo, lluvia de meteoros al principio creí, pero era más que eso, era como si las estrellas que desde siempre admire en el majestuoso cielo estuviesen conmoviéndose y cayendo delicadamente como polvo al suelo, era un espectáculo maravilloso y aterrador al mismo tiempo, busqué rápidamente con la mirada si alguien más veía lo que yo, pero nadie se percataba de ello, volví la vista la cielo y aquello continuaba mientras un casi imperceptible zumbido de explosiones se percibía a lo lejos, entonces otras luces aparecieron de pronto a lo lejos, luces que giraban, se detenían, subían y bajaban, brillaban como estrellas del firmamento, pero estoy segura que eran más que eso, observaban allá desde el cielo, entonces una nube reflejó una luz y de ella apareció por fin la luna, en un color casi amarillo y que no tardo en convertirse pronto en algo anaranjado y rojizo, eso me alarmo un poco pero parecía que en aquel lugar yo era la única testigo, entonces escuche una voz desde el cielo diciendo: “Ha llegado el tiempo al tiempo, ya no hay más…” Entonces corrí hacia las casas y gritando lo que estaba sucediendo, pero nadie quiso escuchar, se burlaron de mí y me echaron, pero seguí insistiendo con palabras que vinieron a mi sin saber que las sabia y otras que creía que había olvidado, pero todo fue en vano, fui hacia donde pude a avisar y mientras lo hacia la tristeza me invadió por la frialdad de los sentimientos de los seres humanos y de lo sumergidos que estaban en la vanidad de la vida, caí de rodillas en el camino porque ya me faltaba el aliento, entonces un muchacho se acerco, creí que se acercaba a ayudarme, le avise lo que pasaba y le pedí que mirara conmigo hacia el cielo, pero aun viéndolo con sus propios ojos, solo dijo que eso no era nada, que yo perdía el tiempo, que todo aquello era un proceso natural, se acerco a mí y robo un pequeño bolso que llevaba colgado a mi costado y salió corriendo rápidamente  mientras se reía de mi a lo lejos, no intente seguirlo porque algo más importante sucedía que lo que ese bolso en su interior contenía, la voz se escucho otra vez diciendo: “Ha llegado el tiempo al tiempo, ya no hay más…” entonces allí de rodillas baje la mirada al piso y ore en silencio, acepte el destino que hacia el mundo venía, una brillante luz se acercaba a mi antes de lo inevitable, pero no pude alzar la mirada y una dulce paz me invadió haciéndome sentir que no vería el horror que estaba a punto de pasar, que pronto estaría en otro lugar, me sentí ligera como si flotara, entonces los seres humanos tuvieron conciencia de su destino, pero yo estaba lejos de allí, tuvieron la misma oportunidad, pero no habían querido escuchar, ahora en este nuevo lugar había un nuevo comenzar, pero la luz del nuevo día me hizo despertar, y una pregunta me asaltó al instante ¿habrá sido todo esto solo un sueño y nada más, o quizás algún mensaje de lo que podrá en un futuro próximo pasar?... ¿acaso será este el destino de la humanidad?

lunes, 3 de octubre de 2011

Jugando a ser grandes...



Hoy me topé con una escena más de la vida diaria, la cual me trajo algunos recuerdos gratos de la niñez junto a mi hermana mayor Carmen, todo esto ocurrió gracias a que este día estuvo lluvioso y por consecuencia el clima que había estado bastante cálido en días anteriores refrescara de una manera de lo más sorpresiva, y ya que yo resido en un lugar donde días así son escasos, salí a disfrutar de el viento fresco, me recargué en la cajuela del auto aprovechando que la lluvia había cesado un poco, habiendo dejado ese bello aroma a tierra mojada en el ambiente. Desde ese punto observaba la calle cuando de pronto un par de niñas salieron de una casa de la acera de en frente a jugar. Al principio no preste mucha atención hasta que escuché un taconeo extraño, entonces voltee y pude ver lo que pasaba, ese par de niñas de unos 6 ó 7 años de edad habían tomado los bolsos de sus madres y se habían puesto también sus zapatillas, las cuales obviamente eran muy grandes para sus pequeños pies y les dificultaba el caminar, pero eso no les impedía el tratar, colgaban los pesados bolsos en sus hombros al tiempo que entablaban una amena charla de chicas, imitando graciosos gestos de mujeres grandes sofisticadas. Cruzaron la calle y pasaron arrastrando sus zapatillas frente a mí, no pude evitar reírme ante esta maravillosa escena llena de inocencia, lo primero que pensé fue que esas zapatillas se arruinarían con el trato que les estaban dando, ya que nosotras las mujeres sabemos que ese calzado no es muy barato, fue entonces que me recordé junto a mi hermana jugando a ser mujeres mayores cuando teníamos mas o menos esa edad, usando los zapatos de tacón de mamá, arrastrándolos por toda la casa, recuerdo también que tomábamos su maquillaje y lo usábamos, e incluso habíamos inventado un juego llamado "las exageradas", nos pintábamos de los colores más fuertes que encontrábamos y no nos gustaba respetar los bordes, nos colgábamos sus collares e inventábamos cientos de historias sobre mujeres ricas y presumidas, pero claro, todo esto lo hacíamos cuando mamá no nos veía, pero cuando nos descubría nos regañaba por tomar sus cosas, durante el juego nosotras reíamos y nos divertíamos mucho. Hoy recordé a través de esas niñas una bella etapa junto a mi querida hermana Carmen, donde ambas estábamos juntas e inventábamos miles de juegos, momentos inolvidables para mi, que aunque solo se viven una vez, existirán por siempre en mi mente y en mi corazón, esperando que a ella sienta igual que yo.

domingo, 11 de septiembre de 2011

"Hada del bosque"



En la profundidad del verde y oscuro bosque, mientras caminaba sobre las ramas para llegar a la más alta de las copas de aquellos bellos árboles para admirar a la lejana e inalcanzable luna, escuche tu voz susurrar mi nombre, te busque pero no pude verte, pregunte quien eras, y solo respondiste: "por aquí, junto a ti, estoy contigo, siempre lo he estado y siempre estaré..." entonces a mi lado vi tu rostro y no pude apartar nunca más la mirada de tus bellos y hechizantes ojos.

sábado, 13 de agosto de 2011

Sonríe...



       Algo tan sencillo como sonreír, a nadie le cuesta trabajo. Es muy bello poder transmitir alegría a las personas tan solo con este bello gesto. Pero a veces lo olvidamos, o simplemente lo hacemos como un mero reflejo ante alguna situación graciosa, o solo la fingimos aunque no nos haya causado gracia alguna cosa para no vernos mal. Estamos acostumbrados a sonreir con los ojos abiertos, y a siempre tener un motivo para hacerlo, por eso no nos damos cuenta de lo que hacemos y lo que sonreir significa y lo que tu cuerpo siente al hacerlo, es revitalizante no solo para ti, sino para las personas a tu alrededor. Puedes intentarlo cuando te encuentras a solas, sonreir para ti mismo y cerrar los ojos y dejarte llevar, sin motivos, solo hacerlo, sentir como tu cara  y tus labios se mueven y tus mejillas se estiran, sentir que eres esa persona a quien nadie esta viendo sonreir con los ojos cerrados. Necesitamos practicar nuestra sonrisa y llevar a las personas luz con ella, pero necesitamos primero conocerla y sentirla vibrar en todo nuestro ser con esa maravillosa energía y despues de eso, ya no tendremos que fingir nunca más una sonrisa en nuestra vida, regala hoy una sonrisa a un persona y pidele que haga lo mismo a otras, mañana todos sonreiremos juntos, no necesitamos motivos para hacerlo, los bebés sonrien muchas veces sin motivos pero llenan la habitación cuando lo hacen, una sonrisa tuya hoy puede cambiarle mañana la vida a alguien.

lunes, 1 de agosto de 2011

"En el silencio te escuché..."



Me encuentro en la quietud del silencio después del acostumbrado bullicio de la vida, sola en medio de la noche sin luna.

Estoy oculta bajo las nubes blancas del cielo, sentada frente al árbol que se mece con las caricias del viento.

Escucho de pronto una voz familiar y lejana, como un viejo sueño me asalta su recuerdo.

Habla sobre mí, me cuenta mis sueños, mis deseos y anhelos. Ríe y comienza a llenar los vacíos que deje en el tiempo.

Le dejaré cantar un poco más antes que el amanecer llegue, aunque insisto en querer seguir en silencio, pero el silencio cada vez se hace más pequeño.

Le oculte tantos años que no sabía que otra vez a mi vendría, ni siquiera sabía si aun existía.

Eres una canción nueva, un deseado respiro a mi alma, como agua fresca que calma la sed del alma.

No te acallaré, ni te esconderé más con el ruido que inventé por temor de ser yo misma, eres esa "voz interior" que esta gritando para salir, para enseñarme una vez más a vivir sin miedos, para vivir de verdad, y por mil causas dejé lentamente morir dentro.

lunes, 18 de julio de 2011

Como piezas de rompecabezas...

A veces siento que algunas experiencias de la vida fueran como un juego de rompecabezas, el cual tratas de armar con mucho cuidado, ya sabes, tratando de embonar cada pieza en su lugar, cuidándolas que no se muevan y una vez que ya casi lo tienes armado comienzas a sentirte moderadamente feliz, porque de eso se trata el juego, ¿o no? de ármalo, aunque algunas veces las piezas parecieran no querer embonar, lo cual aumenta gravemente tu frustración y las empujas con fuerza para que se queden pero no lo hacen, pero finges que si para terminar más pronto, y eso no es lo peor, cuando te descuidas por un momento accidentalmente se te cae o alguien lo mueve haciendo que todas las piezas queden dispersas por doquier, la primer reacción es gritar de coraje y porque no, supongamos que fuera uno de esos rompecabezas de más de 1,000 piezas hasta lloras de impotencia por no haber podido detener lo sucedido, es imposible olvidar todo el tiempo y esfuerzo invertido lo cual desde este punto pareciera haber sido una total pérdida de tiempo. Pero una vez que respiramos profundamente y nos encontramos más tranquilos, optamos por levantar las piezas, es entonces que observamos que algunas de ellas quedaron unidas, lo cual te devuelve un poco la esperanza y el ánimo para volver a retomar el proyecto, pero claro la experiencia anterior también te ha enseñado que debes ponerlo en un lugar más seguro. Conforme reinicias te das cuenta de que te resulta más fácil porque ya sabes en donde van la mayor parte de las piezas, y no solo eso, todo embona mejor gracias a que ya has adquirido la experiencia por el intento anterior la cual ha agrandando más tu visión, incluso ves piezas que antes no le hallabas ni la forma. Una vez concluido te sientes bien contigo mismo por haber vuelto a intentar. Lo importante es no desistir, aunque parezca que todo está arruinado, siempre se pueden volver a rearmar las cosas y el resultado depende del empeño que hayas puesto en ello. Entonces todo pareciera recobrar el sentido una vez más.

lunes, 11 de julio de 2011

Agradecimiento ...

Esta entrada es para darles las gracias por sus bellos comentarios y haberse suscrito a mi blog, sinceramente se los agradezco y me alegro que les hayan gustado mis locuras, esto me motiva a seguir escribiendo. Son una luz en mi camino.

Les deseo Paz y mucho Amor.

Atte. Claudia Sánchez.

miércoles, 6 de julio de 2011

Me detuve por un momento...



Después de vivir ese día tras día, me detuve por un momento, un solo y breve instante para observar y tratar de entender lo que a mi alrededor gira, este mundo en el cual vivimos y convivimos sin realmente verlo.
Miré personas corriendo, caminando, hablando, jugando, trabajando, descansando, riendo felices, riendo por compromiso, a veces solo riendo sin motivos, sufriendo a la vista de todos, sufriendo a solas y en silencio, dudando de sus vidas, de sus decisiones, o sintiéndose muy seguros de ellos mismos en sus acciones. Si observas bien, puedes sentirlos, incluso escucharlos mientras están inmersos en sus más profundos silencios.
Puedes verte a ti mismo caminando junto a ellos, a veces  ni te das cuenta que son ellos quienes caminan junto a ti. Otras veces asumes sus presencias en tu vida, pero ya desde hace tiempo caminas solo y ni te habías dado cuenta, quizás por la inercia de la rutina de eso que es la vida.
Algunas personas se convierten en luz para otros en sus caminos, algunas otras se convierten en sombras de sí mismas o sombras para otros.
Algunos intentan vivir sus vidas, otros simplemente viven la vida de otros.
Todos quisieramos ser luz e iluminar el camino, este camino que es largo, a veces corto, especial, mágico y maravilloso, pero uno que otro día también triste y doloroso.
He conocido personas que son luz, una luz esplendorosa, las cuales llegan a tu vida y te marcan para siempre con su sinceridad, con su amor, con sus tristezas y sus sonrisas, pero también he conocido personas que no tienen luz, se presentan ante ti fingiendo ser una lumbrera, pero al paso del tiempo por más que buscas en ellas, nunca ves su brillo, ni sientes de sus almas el calor que solo proviene del corazón, son personas vacías que se inventan una vida que creen que les hace falta para que las ames, las admires, pero que es falsa.
Así gira todo alrededor cada día, tal vez te des cuenta, o tal vez solo creas que esto es pura fantasía, pero convivimos con ese mundo de personas día tras día, esas personas se sientan junto a nosotros, caminan junto a nosotros, comen con nosotros, pero creo que eso de alguna manera ya lo sabiamos.
Siempre hay que intentar ser una luz para las personas, marcar con amor sus vidas. Amar significa ser vulnerable, aunque eso a veces nos intimida, nos atemoriza, algunas veces incluso nos lastima.
Si las personas te invitan a entrar en sus vidas, ilumínalas siempre con una sonrisa, si no te invitan o no son buenas personas,  deséales mucho amor en sus vidas, apártate pacíficamente, que la amistad es bella como el amor porque son voluntarios, estos nunca pueden, ni deben ser obligados.
Todos los seres humanos tenemos momentos buenos y momentos malos, tal vez no siempre podamos sonreír a los demás, pero eso no significa que no te importen, no los ames, o no los necesites, quizás, solo hubo un mal día en el hogar o en el trabajo.
 En la vida aprendemos de todo y de todos, conocemos personas buenas y otras que no lo son tanto, pero debemos convivir cordialmente dentro de lo que cabe los unos con los otros.
Constantemente buscamos en nuestro interior el valor suficiente para decirles a aquellas personas que nos dañan que se detengan porque nos lastiman y el valor para tomar acciones y alejarnos de ellas. También buscamos valor para decirles a las personas que nos importan, que las amamos y nos preocupamos por ellas, aunque a veces sin darnos cuenta, nosotros mismos no dejamos que otros nos lo digan cuando encuentran el valor para confesarlo. Siento que la mayoría de los seres humanos, necesitamos de vez en cuando escuchar que somos amados, ya que siempre el amor y la amistad en la vida son bienvenidos y muy gratos.   

domingo, 26 de junio de 2011

"Otoño"

Desde pequeña recuerdo  siempre haber disfrutado los paisajes de otoño. Bellas hojas doradas cayendo de los arboles al toque del viento fresco que las hace mecerse, y el aroma en el ambiente que anuncia el fin del ardiente verano.
La sensación de libertad del alma y del corazón que da lugar a la felicidad, sí, a una felicidad un tanto inocente que no proviene del dinero o de la gente.

De niña disfrutaba cada época del año, pero ninguna como el otoño,  lo sentía correr por mis venas y adoraba como dibujaba una sonrisa en mi rostro, una no fingida, sino una directa del alma.
Salía a sentarme en la banqueta frente a casa y escuchaba al viento susurrarme un mensaje de vida en el oído y lo dejaba jugar con mis cabellos sueltos mientras el frío viento me hacia querer correr hacia el infinito.

Hoy he crecido y una vez más espero el otoño que dará algo de vida a mis esperanzas, ese paisaje que mucho más que las flores de colores vivos llena de romance mi alma. Ese otoño que ahora es inevitable pero que no me entristece porque desde siempre lo he conocido, y ahora que ya está tan cerca sé que sabré apreciarlo porque siempre ha sido mi época favorita del año.

"Cuadro en el cielo"



Si uniera con una línea a las estrellas mas brillantes del firmamento, bien podría hacer un bello cuadro en el cielo, con hermosos trazos multicolores y así continuar hasta hacer de la bóveda celeste un gran mapa de luces para que puedas encontrarme cada vez que la vista levantes y viajar junto a mí a traves de la majestuosa galaxia hasta que halláramos a la mas bella de las lunas de Júpiter y en su luz brillar juntos por siempre.

"Un día por la tarde..."

Una tarde fresca de primavera salí a dar un paseo por las cercanías de mi hogar, una bella tarde como está no debería ser desperdiciada permaneciendo encerrada en casa, sin disfrutar su frescura, aunque ya sin sol, pero bañada de una tenue luz crepuscular que le da esta clase de magia especial de paz y tranquilidad y te abraza mientras caminas; el leve olor de la humedad de la hierba que perfuma el ambiente, el suave toque del viento en el rostro que te acaricia, esta si es una tarde casi perfecta, digo casi, porque al mirar hacia el cielo puedo ver algunas nubes sombrías acercándose, empañando el último brillo azul del cielo. Ahora caminando ya algo lejos de casa, la acera comienza a adornarse con las pequeñas gotas lluvia que caen, tocan frías mi piel y me hacen sentir escalofríos, quiero seguir caminando aunque la poca luz que quedaba ya se ha ocultado detrás del cielo gris, conforme sigo avanzando aumenta la lluvia su fuerza, comienzo a tener más frío, quisiera cubrirme para no seguirme mojando, pero no salí preparada, no sabía lo que ocurriría, continuo en mi trayecto y observó a algunos niños que salen a jugar en la calle con sus madres detrás gritando que no se mojen, que se ensuciarán y se enfermaran, pero ellos son felices haciendo el agua chapotear, los brillantes automóviles que ya no se necesitan lavar y a la naturaleza verde bebiendo sin parar, solo unas cuantas personas que me observan en mi solitaria caminata, sin inmutarme ante la magnificencia de la naturaleza. Entonces comienzo a pensar que esta perfecta tarde ya ha terminado, tornándose en una noche fría y oscura, ya es hora de volver a casa, mis ropas ya pesan cada vez mas y después de todo tampoco me quiero enfermar, mi tarde perfecta ha sido arruinada, pero haber sido parte de ello en realidad no me ha molestado, desde mi ventana al ver la lluvia, salir a caminar con todo mi corazón lo hubiera deseado, algo que es un hecho es que la lluvia un rato mas continuará y el clima que yo sepa aún no puedo controlar, mañana otro día será y espero que el sol en lo alto brille una vez más, por dentro sé que más tardes perfectas para mi habrá.

lunes, 16 de mayo de 2011

"Viejos sentimientos"










Así que es allí donde yacen los viejos sentimientos, han perecido después de la ardua lucha por subsistir. ¿A dónde han huido los sueños y los planes? Acaso el temor del mismo fatal destino los ha ahuyentado? Y después de todo el principal protagonista fue el primero en darse por vencido, aun no perece y no lo hará, pero el sufrimiento comenzará de ahora en adelante. ¿Cuál es el propósito de una existencia como está? Después de un inicio tan prometedor termina de repente todo hecho pedazos, sin ánimos de reconstruir sobre las ruinas de la vida, preguntas sin respuestas, recuerdos de un desenlace que nunca ocurrió, alimentan ya este vacío presente, señalando por siempre el lugar donde yacen los viejos sentimientos...

Viaje sin fin...

Vagué por el mar interminable de la vida diaria, entre decisiones, acciones y situaciones. Hoy me encuentro ausente de mi misma, que no puedo hallarme por más que busque en el interior. Olas de recuerdos de una existencia pasada que ahora parece como inventada. Encontrar de nuevo el sendero es mi mayor deseo, pisar tierra firme y no la del viejo recuerdo, donde soy alguien totalmente nuevo y no aquella persona que nunca fui o al menos eso creo.

✿ڿڰۣ—ڿڰۣ— Air Box ✿ڿڰۣ—ڿڰۣ—

Me fue concedido por un día el viento poder controlar, no sé hacia donde lo debería de enviar o si tal vez conservarlo mejor será, se encuentra encerrado dentro de una cajita de cristal donde se ve la fuerza que tiene en el interior, lo conozco y lo desconozco, a veces violento e indomable, otra veces calmo y acariciante, el zumbido hace vibrar las paredes y lo siento cosquillear en las manos. Tengo miedo de abrir la caja y dejarlo ir, no sé si volverá, desaparecerá o se transformará. Y si lo dejo ir, empiezo a pensar ¿cuántos árboles con su vaivén hará danzar? ¿Las flores le amarán o le temerán? ¿Hará a sus pétalos temblar o solo los arrullará? ¿Acaso cálido el sol lo volverá o la luna gélido le tornará? Creo que las aves agradecidas le sentirán por hacer a sus bellas alas descansar de su fatigoso volar. Sé que dejarle ir es lo que debería hacer, aunque la caja vacía se quede, porque tiene el poder de hacer este día diferente, solo por el hecho de existir, negarle la libertad sería un crimen. Abro poco a poco la cajita para dejar que se vaya lentamente sin daños causar, hasta que algún día volver quiera. Oh! Viento, quisiera ser libre como tú y viajar contigo, ver lo que tu vez y sentir lo que tú sientes, pero yo soy solo una mortal y solo puedo imaginar hacia dónde te dirigirás, pero algún día lo he de intentar cuando por fin pueda este cuerpo mortal abandonar, vendrás por mi y juntos podremos volar hacia esa prometedora y ansiada eternidad, pero por hoy he decidido que libres serás.