lunes, 16 de mayo de 2011

"Viejos sentimientos"










Así que es allí donde yacen los viejos sentimientos, han perecido después de la ardua lucha por subsistir. ¿A dónde han huido los sueños y los planes? Acaso el temor del mismo fatal destino los ha ahuyentado? Y después de todo el principal protagonista fue el primero en darse por vencido, aun no perece y no lo hará, pero el sufrimiento comenzará de ahora en adelante. ¿Cuál es el propósito de una existencia como está? Después de un inicio tan prometedor termina de repente todo hecho pedazos, sin ánimos de reconstruir sobre las ruinas de la vida, preguntas sin respuestas, recuerdos de un desenlace que nunca ocurrió, alimentan ya este vacío presente, señalando por siempre el lugar donde yacen los viejos sentimientos...

Viaje sin fin...

Vagué por el mar interminable de la vida diaria, entre decisiones, acciones y situaciones. Hoy me encuentro ausente de mi misma, que no puedo hallarme por más que busque en el interior. Olas de recuerdos de una existencia pasada que ahora parece como inventada. Encontrar de nuevo el sendero es mi mayor deseo, pisar tierra firme y no la del viejo recuerdo, donde soy alguien totalmente nuevo y no aquella persona que nunca fui o al menos eso creo.

✿ڿڰۣ—ڿڰۣ— Air Box ✿ڿڰۣ—ڿڰۣ—

Me fue concedido por un día el viento poder controlar, no sé hacia donde lo debería de enviar o si tal vez conservarlo mejor será, se encuentra encerrado dentro de una cajita de cristal donde se ve la fuerza que tiene en el interior, lo conozco y lo desconozco, a veces violento e indomable, otra veces calmo y acariciante, el zumbido hace vibrar las paredes y lo siento cosquillear en las manos. Tengo miedo de abrir la caja y dejarlo ir, no sé si volverá, desaparecerá o se transformará. Y si lo dejo ir, empiezo a pensar ¿cuántos árboles con su vaivén hará danzar? ¿Las flores le amarán o le temerán? ¿Hará a sus pétalos temblar o solo los arrullará? ¿Acaso cálido el sol lo volverá o la luna gélido le tornará? Creo que las aves agradecidas le sentirán por hacer a sus bellas alas descansar de su fatigoso volar. Sé que dejarle ir es lo que debería hacer, aunque la caja vacía se quede, porque tiene el poder de hacer este día diferente, solo por el hecho de existir, negarle la libertad sería un crimen. Abro poco a poco la cajita para dejar que se vaya lentamente sin daños causar, hasta que algún día volver quiera. Oh! Viento, quisiera ser libre como tú y viajar contigo, ver lo que tu vez y sentir lo que tú sientes, pero yo soy solo una mortal y solo puedo imaginar hacia dónde te dirigirás, pero algún día lo he de intentar cuando por fin pueda este cuerpo mortal abandonar, vendrás por mi y juntos podremos volar hacia esa prometedora y ansiada eternidad, pero por hoy he decidido que libres serás.