sábado, 13 de agosto de 2011

Sonríe...



       Algo tan sencillo como sonreír, a nadie le cuesta trabajo. Es muy bello poder transmitir alegría a las personas tan solo con este bello gesto. Pero a veces lo olvidamos, o simplemente lo hacemos como un mero reflejo ante alguna situación graciosa, o solo la fingimos aunque no nos haya causado gracia alguna cosa para no vernos mal. Estamos acostumbrados a sonreir con los ojos abiertos, y a siempre tener un motivo para hacerlo, por eso no nos damos cuenta de lo que hacemos y lo que sonreir significa y lo que tu cuerpo siente al hacerlo, es revitalizante no solo para ti, sino para las personas a tu alrededor. Puedes intentarlo cuando te encuentras a solas, sonreir para ti mismo y cerrar los ojos y dejarte llevar, sin motivos, solo hacerlo, sentir como tu cara  y tus labios se mueven y tus mejillas se estiran, sentir que eres esa persona a quien nadie esta viendo sonreir con los ojos cerrados. Necesitamos practicar nuestra sonrisa y llevar a las personas luz con ella, pero necesitamos primero conocerla y sentirla vibrar en todo nuestro ser con esa maravillosa energía y despues de eso, ya no tendremos que fingir nunca más una sonrisa en nuestra vida, regala hoy una sonrisa a un persona y pidele que haga lo mismo a otras, mañana todos sonreiremos juntos, no necesitamos motivos para hacerlo, los bebés sonrien muchas veces sin motivos pero llenan la habitación cuando lo hacen, una sonrisa tuya hoy puede cambiarle mañana la vida a alguien.

lunes, 1 de agosto de 2011

"En el silencio te escuché..."



Me encuentro en la quietud del silencio después del acostumbrado bullicio de la vida, sola en medio de la noche sin luna.

Estoy oculta bajo las nubes blancas del cielo, sentada frente al árbol que se mece con las caricias del viento.

Escucho de pronto una voz familiar y lejana, como un viejo sueño me asalta su recuerdo.

Habla sobre mí, me cuenta mis sueños, mis deseos y anhelos. Ríe y comienza a llenar los vacíos que deje en el tiempo.

Le dejaré cantar un poco más antes que el amanecer llegue, aunque insisto en querer seguir en silencio, pero el silencio cada vez se hace más pequeño.

Le oculte tantos años que no sabía que otra vez a mi vendría, ni siquiera sabía si aun existía.

Eres una canción nueva, un deseado respiro a mi alma, como agua fresca que calma la sed del alma.

No te acallaré, ni te esconderé más con el ruido que inventé por temor de ser yo misma, eres esa "voz interior" que esta gritando para salir, para enseñarme una vez más a vivir sin miedos, para vivir de verdad, y por mil causas dejé lentamente morir dentro.