miércoles, 19 de septiembre de 2012

"El hombre misterioso..."



El día transcurre totalmente ordinario, no hay ninguna novedad, sigo aquí dando información en este módulo de atención al público, regalando sonrisas a los extraños, quizás me recuerden, quizás no, tal vez vuelvan, tal vez no, todo continua sin detenerse, hasta que un leve escalofrío recorre mi cuerpo sacándome de la monotonía sin fin, un hombre alto y bien vestido se acerca, me obsequia una dulce y larga sonrisa a la vez que me pide información sobre una oficina, y no puedo evitar sentirme algo extraña, pero no es porque él sea muy atractivo o algo así, siento algo sobre  su presencia que me inquieta, una voz interior me dice, él es diferente, porque? No lo sé, solo lo siento. Él me observa disimuladamente mientras le doy la información que me solicitó y me da las gracias y se marcha. Así comienza una cadena de visitas, unas veces para preguntar algo, u otras ocasiones solo me saluda con una sonrisa a lo lejos, lo sé porque cada vez que pasa ese escalofrío vuelve cuando pasa frente a mí. Necesito sabe porque esta sensación cada vez que se acerca.

Hoy es otro día ordinario cuando de pronto la sensación vuelve y no puedo evitar sentir algo de tensión, le busco rápidamente entre la multitud de personas que se encuentran a mi alrededor, pero no hace falta porque ya esta frente a mi y me pregunta la hora amablemente, veo el relój y son las 3:11 p.m. me da las gracias y se despide agitando su mano mostrándome la palma, nerviosa veo que la palma de su mano es lisa, no tiene ninguna línea, me mira directamente a los ojos y se retira lentamente, se ha dado cuenta que vi su mano. Mientras él se marcha, pienso dentro de mí que tener la mano así no es normal, ¿quién es ese hombre? ¿O qué es? Preguntas que no me atrevería a formularle, pero por hoy fue suficiente.

De nuestro, otro día ordinario transcurre y espero ansiosa a que se vuelva extraordinario si lo veo otra vez, pero algo de mi teme saber más sobre él, pero hoy no siento nada, quizás mañana si venga o quizás no, pero quiero ver sus manos una vez más.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco de antemano sus comentarios, son realmente bienvenidos.