domingo, 26 de junio de 2011

"Otoño"

Desde pequeña recuerdo  siempre haber disfrutado los paisajes de otoño. Bellas hojas doradas cayendo de los arboles al toque del viento fresco que las hace mecerse, y el aroma en el ambiente que anuncia el fin del ardiente verano.
La sensación de libertad del alma y del corazón que da lugar a la felicidad, sí, a una felicidad un tanto inocente que no proviene del dinero o de la gente.

De niña disfrutaba cada época del año, pero ninguna como el otoño,  lo sentía correr por mis venas y adoraba como dibujaba una sonrisa en mi rostro, una no fingida, sino una directa del alma.
Salía a sentarme en la banqueta frente a casa y escuchaba al viento susurrarme un mensaje de vida en el oído y lo dejaba jugar con mis cabellos sueltos mientras el frío viento me hacia querer correr hacia el infinito.

Hoy he crecido y una vez más espero el otoño que dará algo de vida a mis esperanzas, ese paisaje que mucho más que las flores de colores vivos llena de romance mi alma. Ese otoño que ahora es inevitable pero que no me entristece porque desde siempre lo he conocido, y ahora que ya está tan cerca sé que sabré apreciarlo porque siempre ha sido mi época favorita del año.

1 comentario:

  1. Perfecto amiga!!, siempre es una delicia saborear tus letras!!A mi tambien me gusta el otoño, pero soy fanatico del invierno, cuando todo se convierte en abrazos, cobijo y calor humano, hermosa lectura me hace vivir e identificar sus momentos muy similaras a los de un servidos, Gracias por continuar!!

    El diamante comoenza a brillar! :)

    ResponderEliminar

Agradezco de antemano sus comentarios, son realmente bienvenidos.